“Una sonrisa crea un milagro”

El domingo 23 de abril de 2006, flores más bellas que las forsitias y el cerezo en primavera, estaban en plena floración en el camino del Parque Namsan. Eran las flores de la brillante sonrisa de los miembros de la Fundación de Bienestar Nueva Vida, que asistieron a la 8.ª Caminata Familiar Nueva Vida. Sus alegres sonrisas hablaban en nombre del lema de la caminata: “Una sonrisa crea un milagro”.

La Fundación de Bienestar Nueva Vida llevó a cabo la 8.ª Caminata Familiar Nueva Vida para entregar nueva vida y esperanza a los niños que sufren de enfermedades cardíacas, enfermedades raras e incurables. Puesto que la sociedad se ha industrializado, la gente pierde su sonrisa gradualmente. Por esa razón, la caminata fue planificada como un festival de los ciudadanos para que recobren su sonrisa y creen una familia más feliz y una mejor sociedad. Fue patrocinada por el Ministerio de Salud y Bienestar Social, la Asociación de Protección de Menores, y la Red de la Asociación Coreana para la Prevención del Abuso Infantil (KAPCAN). Más de diez mil miembros participaron incluyendo unas 70 familias con hijos gemelos. Figuras de diversos sectores sociales también concurrieron a este evento: Lee Myeong-bak, alcalde de la Ciudad Metropolitana de Seúl; Choi Yeong-hee, jefe de la Asociación de Protección de Menores; Yi Bae-keun, Director del Instituto de Orientación Juvenil de la República de Corea; Yang Gyeong-ja, presidenta del Consejo de Bienestar Social de Seúl; Kim No-bo, presidente de “Salven a los Niños de Corea; Lee Sun-jae, Patrocinador Principal de la Fundación de Bienestar Nueva Vida, etc.

En la ceremonia de inauguración, la Presidenta Zahng Gil-jah agradeció a los invitados, miembros y patrocinadores, y explicó el propósito de esta caminata: “Hoy, nos hemos reunido para hacer sonreír a nuestro prójimo cuyos rostros están nublados de ansiedad y dolor, para que estén llenos de vida como la primavera”. Además animó a los beneficiarios, manifestando: “La mano consoladora llena de amor y sacrificio de una madre tiene un poder milagroso para curar todas las enfermedades y dolores. Con el corazón y la mano de una madre, haremos el milagro más hermoso del mundo, consolando a nuestro prójimo sumido en el dolor y ayudándolos a curar sus enfermedades”.

Tras el mensaje de felicitación del Patrocinador Principal de la fundación, Lee Sun-jae, los invitados pronunciaron sus discursos de ánimo. Lee Myeong-bak, alcalde de la Ciudad Metropolitana de Seúl, expresó: “Me complace ver sus alegres sonrisas. Estoy seguro de que hoy su caminata hará un milagro para salvar vidas y alegrar la sociedad”. Choi Yeong-hee, jefe de la Asociación de Protección de Menores, quedó maravillada al ver cerca de setenta familias de niños gemelos asistiendo a la caminata en la época con una baja tasa de natalidad. Ella declaró: “Es más importante criar bien a los hijos que simplemente animar el alumbramiento. Es por eso que el evento de hoy, que se lleva a cabo para ayudar a los niños que sufren de enfermedades y pobreza, es muy significativo.

Después de un simple ejercicio de estiramiento, se inició la caminata con la señal de salida de la Presidenta de la fundación. Los miembros recorrieron el camino por donde caían abundantes pétalos de flor de cerezo y conversaban con sus familiares. De acuerdo con los eventos preparados a lo largo del trayecto, como montando sobre los hombros de los padres, etc., los niños se divirtieron como si hubiera sido el Día del Niño.

La miembro Kim Yun-hui (36 años) dijo: “Esta es mi segunda caminata. He venido aquí para ayudar en algo a los niños enfermos, pero en realidad he recibido más. Estoy muy contenta y emocionada”. Señalando a su esposo con su hijo a cuestas, añadió: “El año pasado, mi esposo me siguió, pero este año, él primero me sugirió venir”. Como dijo una miembro de la fundación, que recibió más gozo cuando trató de darlo a su prójimo, todos los rostros de los miembros rebosaban de alegría.

En esta caminata también participaron los niños que han recuperado su salud gracias al amor y a la preocupación de los miembros. Koh Gyeong-hui caminaba con su hijo, Jae-yeong (14 años), que superó su extraña enfermedad. Él manifestó: “El mundo entero parecía estar ennegrecido cuando mi hijo se enfermó, pero ahora se ve brillante y mi hogar rebosa de risas alegres”. Lee Geum-suk, madre de Jae-yeong, también dijo: “Mi hijo ríe mucho después de recuperarse de su enfermedad. Se ha vuelto más amigable con los demás y está lleno de confianza”. Seung-jun (5 años), Sae-eun (9 años), Hye-yeong (9 años) y Mu-seong (11 años) también han superado sus enfermedades y caminaban con sus padres con brillantes sonrisas. Todos ellos agradecieron a la Presidenta de la fundación y a sus miembros que los ayudaron a recuperar la salud.

En la Plaza Baek-bum, que era el destino final, la música animada de la banda, compuesta por las bandas del ejército de los Estados Unidos y de la Fundación de Bienestar Nueva Vida, saludaron a los participantes. Los universitarios voluntarios, que pertenecían a la fundación, prepararon diez eventos; en una cabina llamada “Mensaje de esperanza”, los miembros transmitieron esperanza a los niños que sufren de enfermedades con palabras como “No te rindas aunque estés enfermo. ¡Ánimo!”; en la cabina llamada “Mensajero del clavel”, los niños escribían palabras de agradecimiento a sus padres en una cinta y se las entregaban con un clavel; en una cabina llamada “Arte con globos”, los universitarios voluntarios elaboraron sombreros, flores y bastones con globos para los niños; en una cabina de “Juegos antiguos”, los participantes adultos recordaron su infancia, jugando el juego de la palmada, y comiendo galletas azucaradas que disfrutaban cuando eran jóvenes. Todas las familias pasaron un buen momento.

Durante toda la caminata, bellos pétalos caían como lluvia. Cuando terminó el recorrido y los participantes disfrutaban de un buen momento con sus familiares, empezó a llover de verdad. Los miembros tuvieron que regresar a sus casas, no obstante sus sonrisas durante todo el evento crearon otro milagro: 27 niños (7 niños con enfermedades cardíacas, 7 con enfermedades raras y 13 con enfermedades incurables) sonreían y se alegraban juntos con los gastos médicos.