Consuelo a través del campamento de comida gratuita, sonrisa a través de la Escuela WeLoveU

Una represa hidroeléctrica de Xe-Pian Xe-Namnoy Power Company en la provincia de Attapeu, Laos, se derrumbó el 23 de julio de 2018. Quinientos millones de toneladas de agua inundaron seis ciudades más bajas, dejando más de 130 muertos o desaparecidos y desplazando a unas 6000 personas.

La Fundación Internacional WeLoveU se propuso ayudar en la restauración y consolar a las víctimas de las inundaciones. La sucursal de WeLoveU en Laos realizó servicios voluntarios de todas las formas posibles: abrió un campamento de servicio de comida gratuita, administró la Escuela WeLoveU, realizó limpiezas ambientales en todo el campamento de refugiados, instaló y arregló los desagües y ofreció servicios de peluquería. Alrededor de 17 000 días-hombre de los miembros de WeLoveU se ofrecieron como voluntarios para los servicios, compartiendo dolor y alegría con las víctimas de las inundaciones para superar las dificultades.

Toma diecisiete horas en carreteras regulares y una hora y media en carreteras sin pavimentar desde la capital de Vientiane, Laos, a la provincia de Attapeu, a unos 700 km de distancia. Al enterarse del desastre, muchos grupos de caridad donaron fondos de ayuda y bienes, pero no pudieron decidir fácilmente si quedarse para servir a las víctimas durante mucho tiempo ante el riesgo de inundaciones frecuentes.

Los miembros de la sucursal de WeLoveU en Laos, hicieron un plan para apoyar a las víctimas con el corazón de una madre. “Nos gustaría dar esperanza y valor a las víctimas de las inundaciones, para que puedan seguir viviendo. Si hay alguien que puede consolarlos más que cualquiera cuando está asustado y cansado, esa es su madre”, expresaron.

Cuando evaluaron las necesidades en el sitio del desastre, encontraron que lo más urgente era la comida. Hubo comidas gratuitas proporcionadas por un par de grupos benéficos, pero por lo general fue arroz frito aceitoso, que no se adaptaba al paladar de los lugareños y se tiraba. Los niños cocinaban fideos instantáneos vertiendo agua hervida en bolsas de plástico. Los vehículos regulares no podían acceder al sitio porque las carreteras habían desaparecido. Un mercado cercano era demasiado pequeño para proveer suficiente comida. Los precios de los alimentos subieron repentinamente, causando más problemas a los residentes.

WeLoveU decidió administrar un campamento de servicio de comida gratuita el 2 de agosto. Las víctimas del campamento de refugiados eran unos 1700 residentes de Mai y Khok Kong, y unos 1800 de Tha Hin, Hin Lard, Tha Sengchan y Samong. Todos los domingos, los miembros traían alimentos limpios y frescos, como cerdo, pollo y verduras, desde Pakse, a 250 km del campamento. Compraban ingredientes que eran difíciles de obtener a tiempo o cocinaban con carbón gracias a los lugareños. La sede de Desastres de la Provincia de Attapeu ayudó a entregar alimentos con camiones militares, SK E & C de Corea apoyó con equipos, y el Club tailandés Off-road proporcionó arroz, huevos, verduras y linternas.

Los miembros de diferentes edades de 10 a 50 años sirvieron comida de 5 a. m. a 11 p. m. Dos miembros de la sede de Tailandia, cerca de Laos, vinieron con un solo sentir para ayudar. Un máximo de 2000 personas, más de 1300 por día en promedio, visitaban el Campamento de Comida Gratuita de WeLoveU que se inició el 2 de agosto y recibieron comidas calientes y saludables. Los lugareños dieron la bienvenida a WeLoveU por un largo tiempo y prepararon alimentos limpios como una familia. Los miembros también llevaron a cabo varios servicios voluntarios como limpieza de campamentos de refugiados, instalación y reparación de desagües. Los niños gritaban “WeLoveU!” cada vez que veían a los miembros.

Para los niños, WeLoveU comenzó con la Escuela WeLoveU el 6 de agosto. “Había muchos niños en el campamento de comida gratuita. La inundación se llevó no solo sus casas y familias, sino también su risa. Pero nadie prestó atención a esos niños y a su dolor. Sus padres estaban desesperados. A Los niños les gustaba mucho cuando mostrábamos algunas canciones y movimientos de baile, lo que nos hizo pensar en la necesidad de un programa educativo sistemático”, dijeron explicando cómo abrieron la Escuela WeLoveU.

Existía el peligro de infecciones ya que las condiciones climáticas eran continuamente desfavorables, lo cual llamaba a la educación en higiene como lavarse las manos antes y después de las comidas, cepillarse los dientes, la clasificación de residuos y la forma de usar los baños. Antiguos maestros, médicos y coordinadores de eventos entre los miembros de WeLoveU hicieron un plan para enseñar inglés, modales e higiene. El personal docente practicó movimientos de baile y canciones para devolver sonrisas y esperanza a los niños.

La Escuela WeLoveU estuvo abierta desde las 10 a. m. hasta las 12:30 p. m. y desde las 4 p. m. hasta las 6 p. m. Los estudiantes almorzaban y cenaban en el Campamento de Servicio de Comida Gratuita de WeLoveU, y WeLoveU les ayudaba a regresar al campamento de refugiados después de la clase. Los participantes se encontraban en el rango de edad de jardín infantil al primer año de escuela secundaria. Alrededor de 100 niños se reunieron el primer día, pero más tarde, 220 niños se dirigían a la Escuela WeLoveU. Algunos niños caminaban 2 km para tomar clases. Esto fue muy bien recibido.

Los niños empezaron a sonreír gradualmente mientras copiaban los movimientos de baile de los maestros y las canciones. Mostraban a sus padres lo que aprendían de la Escuela WeLoveU. La ansiedad, el miedo y la tristeza, que una vez llenaron el lugar del desastre, se convirtieron en música y risas de los niños. Los padres se secaban las lágrimas, viendo las sonrisas de sus hijos. Los niños llegaban a la Escuela WeLoveU temprano en la mañana, tomando las manos de sus padres, y los padres confiaban en la escuela.

La Escuela WeLoveU comenzó con pequeños altavoces Bluetooth, pero la población local ofreció grandes altavoces y micrófonos. Al ver la pasión de los niños, la sede de operaciones del distrito de Sanamxay proporcionó tres tiendas de campaña. Más tarde, el gobierno de Laos, las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales especializadas en educación abrieron una escuela juntos antes de iniciar el semestre para que los niños pudieran recibir clases después de que WeLoveU se retiró.

Al conocer la noticia sobre el vigor de la recuperación en el lugar, llegaron periodistas nacionales y extranjeros. “La Fundación Internacional WeLoveU, una organización de servicio voluntario a gran escala, está llevando a cabo diversos servicios para las víctimas de las inundaciones, como servicio de comida gratuita, esfuerzos de recuperación, reparación de drenajes, organización de artículos de socorro, y están administrando la Escuela WeLoveU para los niños”, informó la agencia de noticias de Laos KPL. El gobernador de Attapeu y el alcalde del distrito de Sanamxay otorgaron los certificados de agradecimiento a WeLoveU los días 29 y 30. El certificado de agradecimiento presentado por el Gobernador de Attapeu, Lerd Xayaphone, dice: “Sus servicios voluntarios para las víctimas de las inundaciones son meritorios. Sus buenas acciones quedarán registradas en la historia de nuestra provincia”.

“Lo que más necesitábamos durante el servicio voluntario era un lugar seguro y una estabilidad psicológica”, expresó un voluntario de WeLoveU. Recalcó que la gente no podía dejar de preocuparse por las inundaciones ante las incesantes lluvias y muchos tenían pesadillas. En tal situación, la esperanza y la risa eran esenciales. Gracias a los niños que recuperaron su sonrisa, los adultos también se animaron. WeLoveU ha traído consuelo en el lugar del desastre, y pueden continuar viviendo con los niños, sinónimo de esperanza.